Foto Vicent Bravo

La 70º edición de la Volta a la Comunitat Valenciana arranca mañana desde Orihuela con el Campeón del Mundo, Alejandro Valverde, y el ganador del Tour de Francia, Geraint Thomas, entre sus estrellas principales.

El murciano tratará de repetir el título conseguido el año pasado, esta vez engalanado con el arcoíris, aunque para ello deberá luchar contra una extensa lista de favoritos.

Participación

Por la carreteras valencianas se podrá ver disputar la victoria, además de a los citados, a Daniel Martin (UAE – Team Emirates), Esteban Chaves (Mitchelton-Scott) o Luis León Sánchez (Astana Pro Team). También a tener en cuenta a ciclistas como Ben Hermans (Israel Cycling Academy), los hermanos Herrada (Cofidis) o David de la Cruz (Team Sky).

Para los esprints también habrá lucha ya que varios de los mejores velocistas estarán en la salida, Alexander Kristoff (Team Katusha – Alpecin), Dylan Groenewegen (Team Jumbo-Visma), Magnus Cort Nielsen (Astana Pro Team), Matteo Trentin (Mitchelton-Scott), Nacer Bouhanni (Cofidis), Sonny Colbrelli (Bahrain Merida) o Boasson Hagen (Dimension Data)

Otros nombres importantes son los cazaetapas Omar Fraile (Astana Pro Team), Greg Van Avermaet (CCC), Niki Terpstra (Direct Energy) o Rui Costa (UAE – Team Emirates).

Muy atentos a los siete valencianos Rafael Valls (Movistar Team), Antonio Peñalver (Burgos – BH), Rubén Plaza (Israel Cycling Academy), Raúl Alarcón (W52 / FC Porto), Joan Bou (Nippo Vini Fantini Faizanè), Sebastián Mora y Antonio Molina (Caja Rural – Seguros RGA).

En total serán once los equipos de categoría World Tour, otros tantos Pro Continentales y dos Continentales, el Kometa Cycling Team, equipo de Alberto Contador y la Fundación Euskadi, apoyada por Mikel Landa.

Las etapas

Orihuela dará el pistoletazo de salida con una contrarreloj individual de 10,2 kilómetros donde se podrán marcar las primeras diferencias entre los favoritos. A los ciclistas les espera un recorrido llano por las inmediaciones de la ciudad y la Subida al Seminario, unos 700 metros al 8,2% de desnivel. Un final que sin duda los menos especialistas agradecerán para limar las posibles diferencias. Además, el viento en la zona inicial puede ser determinante.

La segunda etapa repite el formato de salida y meta en la misma ciudad, en este caso, en Alicante. No tendrá nada que ver, eso sí, el recorrido salpicado de montaña. El pelotón afrontará las subidas a Maigmó, Canall y el Alto de la Carrasqueta, aunque este último desde su vertiente más fácil (7,8 kilómetros al 3,4%). La poca dificultad de los puertos y los 42 kilómetros que separan la Carrasqueta de la meta puede frenar a los favoritos y hacer que veamos una llegada de algún grupo reducido con hombres rápidos.

La carrera se empezará a poner de cara para los escaladores en la tercera etapa que recorrerá la provincia de Valencia con salida en Quart de Poblet y llegada en Chera. Los 194 kilómetros convierten la etapa en la más larga de la edición. Una jornada en la que los ciclistas afrontarán el primer final en alto, en etapa en línea, con las subidas a Sot de Chera (4,1 km al 5,8%) y casi continuado el Salto de la Mora (5,4% al 4,6%). Antes de ello, los ciclistas deberán afrontar cuatro cotas de tercera categoría. Una etapa que puede ser propicia para la fuga con permiso siempre de los favoritos.

En la cuarta jornada llega la etapa que recorrerá la provincia de Castellón desde Villa-Real hasta Alcossebre. De nuevo final en alto con la subida a la Ermita de Santa Lucía (4,2 kilómetros al 6,9%), famosa por su aparición en La Vuelta 2017, y pasos por los puertos de la Culla, La Bandereta y La Serratella. Al tratarse de la última etapa con opciones para la victoria de los escaladores o cazaetapas es posible que se forme una fuga numerosa y aquellos que opten a la general esperen a la subida final donde se pueden ganar unos 20 o 30 segundos.

El domingo día 10 se cierra esta 70ª edición de la Vuelta a la Comunidad Valenciana con una etapa corta, de 88 kilómetros, desde Paterna a Valencia. Un homenaje, quizás más propio de las vueltas de tres semanas, donde veremos el último esprint de la carrera después de dar cuatro vueltas a un circuito por el casco urbano de València.