Foto Vicent Bravo

Se acabó la Vuelta a la Comunidad Valenciana 2019. Una edición que sin duda será recordada por sus grandes vencedores. Edvald Boasson Hagen, Matteo Trentin, Greg Van Avermaet, Adam Yates, Dylan Groenewegen, Ion Izagirre, Diego Rubio, Alejandro Valverde, Sergio Higuita… y alguien más.

Rafael Valls Ferri. Sí. El mejor ciclista de la Comunidad Valenciana en esta edición. Tiene hueco en esta lista de campeones. Se lo merece. Su papel en esta #VCV2019 ha sido el de trabajar para su líder, un Campeón del Mundo. No era fácil brillar, no era parte de los planes. Pero el último día en Valencia se subió al podio.

Tal vez, pueda parecer una nimiedad, un hecho sin mucho importancia más allá de la anécdota. Y puede que sea así incluso para el propio Rafa. Pero yo quiero ver un destello en ese podio.

El de Cocentaina lleva demasiadas temporadas sin poder brillar. Lesión tras lesión, cambios de equipos, adaptación, y más lesiones. “Hasta cierto punto las lesiones, como dicen, te hacen más fuerte, pero cuando tienes tantas a veces es difícil de asimilar ” han llegado a ser las palabras de tristeza de Valls a la prensa cuando le han preguntado por su repetida mala suerte.

Foto Movistar Team

Duele perderse año tras año a un Rafa Valls en perfectas condiciones. Es su segundo año en el Movistar Team, la ilusión con la que llegó se pudo haber roto en tres partes, una por cada costilla que se dejó en las carreteras de Italia durante el pasado Giro. Pero la sonrisa y las ganas de volver siguieron intactas.

En esta Vuelta a la Comunidad Valenciana, Rafa Valls, ha recorrido por primera vez como profesional su tierra subido a la bicicleta y se ha querido regalar un podio. Un podio entre campeones, del Mundo, Europa, París-Roubaix… Un paso hacia una temporada donde disfrutar y verle disfrutar sea el titular, y por qué no, otro podio. Porque Rafa se lo merece.